Mención Categoría Jóvenes

El Encuentro

Clara Curat


Beato Carlo Acutis, Jóvenes

Jesús dijo: “Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos”. Mateo 19:14. 

El amor de Cristo, representado en la Eucaristía, actúa como un grito a los cuatro vientos, el cual espera ser escuchado por cada uno de nosotros. Nos habla al oído a través de las hojas de los arboles y el olor de las flores; nos abriga con el calor del sol y se presenta en un cielo pintado de colores en cada atardecer y amanecer. Muchas veces perdemos el foco, cuando en realidad solo debemos hacer un poco de silencio para poder escucharlo e ir hacia Él. Como un niño, fruto del espíritu de amor, bondad, paz, humildad, es como debemos ir hacia el Padre. Esa intriga y ese asombro que los caracteriza es la que debemos copiar todas las personas, ya que la fe no se trata de entender a la perfección todo, mucho menos la trascendencia del amor de Dios presente en el misterio de la Eucaristía, sino de confiar ciegamente en Él y en sus obras. Como expreso el Padre Luis Manuel Queru en el documental “Esta Vivo” , si verdaderamente fuéramos conscientes que Cristo esta ahí, vivo, esperándonos a cada uno de nosotros, actuaríamos diferente. Si pudiéramos ser mas conscientes de su presencia en ese humilde trozo de pan, exclamaríamos al cielo un glorioso y feliz “Aleluya”. Aleluya por ser testigos de este milagro, Alabado sea dios.

Clara Curat

 

Fotografía digital

Tamaño: 1.808.552 bytes.

 4608 x 3072

ver más